Coraje y corazón para ser líder

A imagen y semejanza de lo que ocurrió la temporada pasada ante el Athletic de Bilbao, el feudo colchonero vivió el partido raro de cada campaña, esta vez por adelantado, en la jornada 3.

El Eibar, en sus dos únicas llegadas claras de todo el encuentro, aprovechó la falta de acoplamiento de Lodi y Hermoso en el flanco izquierdo de la defensa para ponerse con 0-2 a los 20 minutos.

La efectividad de los vizcaínos sorprendió al cuadro de Simeone, al que le costó un mundo reaccionar. En realidad, en lo que concierne al juego, nunca lo hizo: jugó mal, abusando del pelotazo largo (sobre todo Hermoso) con una imprecisión preocupante en el centro del campo, Llorente perdido, Lemar no se sabe dónde (su cabeza no estaba en el Metropolitano) y con la defensa hecha un flan, a excepción de Trippier. Lodi es un portento en ataque, pero debe mejorar muchísimo en aspectos defensivos.

Sin embargo, si hay algo que le sobra a este equipo es coraje y corazón. Ya lo dice el himno. A falta de juego, arrestos. Antes del descanso, Joao Félix -que estuvo discreto-, recortó diferencias tras una gran acción de Diego Costa.

La salida de Vitolo en el segundo acto fue determinante para dar la vuelta al marcador. El grancanario pidió a gritos la titularidad con una actuación soberbia. Suyo fue el tanto del empate y además aportó pausa y desborde al ataque rojiblanco.

Cuando parecía que el Atlético iba a dejar escapar dos puntos y la posibilidad de ser líder en solitario, llegó el gol de Thomas en el minuto 89, que hizo estallar de alegría las gradas del Metropolitano.

El Atleti alcanza el parón de selecciones aupado a la primera plaza, siendo el único equipo que cuenta sus partidos por victorias. Un dato alentador teniendo en cuenta que, en las últimas campañas, se dejó gran parte de sus opciones ligueras en los compases iniciales del campeonato y que el conjunto del Cholo se encuentra en plena fase de reconstrucción.

Artículos relacionados

Deja un comentario