La cantera, una tapadera más

Estos días post-temporada oficial suelen ser caldo de cultivo de balances y análisis diversos en torno al Atlético de Madrid. En esta ocasión, dejamos en un segundo plano la trayectoria del primer equipo para centrarnos en las categorías inferiores del club, que deberían erigirse en el ‘motor’ de la entidad y que –a los hechos me remito- son una excusa más para los negocios particulares de Enrique Cerezo y Miguel Ángel Gil.

Hay aficionados –bastantes- que califican como un éxito el trabajo y los resultados de la cantera rojiblanca. Yo no estoy de acuerdo. En mi opinión, las categorías base de un club profesional no se deben valorar por sus registros deportivos, sino por la labor de formación de jugadores para la primera plantilla. Ése es el único propósito de la cantera de un equipo profesional. Y el Atlético suspende de manera rotunda en este sentido.

Los datos son contundentes. En los últimos 11 años, sólo cinco futbolistas procedentes de las categorías inferiores han logrado consolidarse en la primera plantilla: Fernando Torres, Antonio López, De Gea, Domínguez y ahora Koke (los casos de Gabi y Mario Suárez no cuentan porque abandonaron el Atleti a las primeras de cambio, aún en edad de formación, y regresaron años después, el segundo de ellos mediante recompra). Cinco jugadores en más de una década. Un bagaje paupérrimo que no es achacable a los propios futbolistas, sino a la gestión y dirección de una cantera que, como el club, funciona a bandazos –lo que funciona se desprecia, ahí está el ejemplo de lo ocurrido con Pantic- y según las necesidades de determinados representantes.

Los rectores del Atlético de Madrid no creen ni en el club, la camiseta, el escudo, la cantera ni en los valores que representa el sentimiento colchonero. Sólo tienen fe en el dinero y en los negocios que han generado alrededor del Atleti, con los que llenan sus bolsillos un año sí y otro también mientras una entidad histórica y centenaria se desangra y la afición asiste impasible a tan penoso espectáculo.

Artículos relacionados

Deja un comentario