Repóker de despropósitos

La vida sigue igual para el Atlético de Madrid en 2009. Cinco partidos en el arranque del nuevo año, ni una sola victoria, y lo que es peor todavía, una imagen de equipo descompuesto y de desidia en los jugadores que echa para atrás. El punto logrado ante el Almería sabe a derrota, y parece un premio excesivo para los de Aguirre, que no dieron una a derechas en todo el choque, se encontraron con el gol de Sinama tras un error garrafal de Alves, guardameta del conjunto andaluz, que supuso el 1-1 y fueron incapaces de superar a un rival diezmado tras la expulsión de Pellerano.

El partido fue un tostón insoportable desde el inicio. La escuadra rojiblanca saltó a la cancha con la actitud impresentable de semanas precedentes, y le cedió el esférico al Almería desde el primer instante. Fruto de la superioridad de los hombres de Hugo Sánchez llegó el 1-0, al poco de iniciarse la contienda, en uno de los habituales errores con los que la zaga colchonera nos obsequia cada semana. Y éste por partida doble.

Antonio López, que se tiró todo el duelo mirando a las musarañas, no se percató de un pase en profundidad a Juanma Ortiz, que envió el balón al centro del área, donde Kalu Uche remató a portería sin oposición. Leo Franco estuvo acertado en su primera intervención, pero nadie contaba con que el meta argentino fuera a despejar al centro, a las botas del propio Uche, que sólo tuvo que empujar la pelota a la red.

A partir de ahí, los de Aguirre realizaron un partido esperpéntico, basado en pelotazos largos sin sentido alguno que Forlán, Agüero y Simao trataban de ‘pescar’ en busca de llegar con peligro sobre la meta de Alves, que, hasta entonces, no había pasado por ningún apuro ante las estrellas rojiblancas. Sin embargo, no hizo falta un milagro para que el Atleti empatara. Bastó una tremenda ‘cantada’ del guardameta brasileño en su salida al saque de una falta para que Sinama, de cabeza, colocara el 1-1 en el electrónico.

Las ‘tablas’ no tuvieron efecto alguno en los colchoneros, que siguieron a lo suyo: pelotazo va, pelotazo viene, patadas abominables a los jugadores contrarios y acciones fugaces de los tres ‘cracks’, que se veían obligados a una genialidad para desnivelar el resultado. Pero ni por ésas, ni en la primera ni en la segunda parte.

Forlán y el Kun gozaron de sendas opciones, pero demostraron que la enfermedad que sufre el equipo ya se la han transmitido también a ellos. En el segundo acto, la expulsión de Pellerano por doble amarilla pareció despejar el camino al Atleti, cuando aún restaban 37 minutos de contienda. Respuesta equivocada. Una vez más, los rojiblancos naufragaron ante un rival en inferioridad. Es cierto que se acercaron a la meta de Alves, pero con más corazón que cabeza, más por empuje que por fútbol. Y sin plan ni juego, el triunfo se antoja casi imposible.

Aguirre tampoco faltó a la ‘fiesta’ colchonera y volvió a colaborar con sustituciones estrambóticas. Raúl García por Assunçao –¡¡¡qué valiente!!!-, Seitaridis por Perea –el griego jugó de nuevo después de ‘borrarse’ ante el Athletic, y sustituyó al colombiano, que continúa en estado calamitoso- y De las Cuevas por Pablo, a falta de trece minutos, en busca de la heroica, que, como es costumbre, no se produjo. Luego exigiremos que ‘Miguelito’ rinda… pero qué quieren, con 13 minutos por delante… Aguirre sólo concede a los jóvenes el tiempo de la basura.

El empate en Almería no es, en absoluto, un buen resultado, por mucho que pueda o quiera alegar el mariachi. El Atleti se descompone a pasos agigantados y en apenas dos semanas, ha pasado de estar en puestos de Champions a estar al borde del abismo de quedarse incluso sin UEFA, de estar vivo en la Copa a perder la mejor oportunidad para conquistar un título. Eso sí, la imagen no ha cambiado. Aquí se sigue jugando a lo mismo que en los primeros meses de competición y en las dos campañas precedentes, es decir, a nada.

El cuadro colchonero arrastra carencias de difícil solución –una de ellas la falta de talento individual-, sobre todo a corto plazo, con el Tourmalet asomando en el futuro próximo y la eliminatoria ante el Oporto a menos de un mes vista. O se produce un fenómeno paranormal o mucho me temo que los meses que nos esperan van a ser muy, muy amargos y tristes.

P.D.: Por cierto, muy claras las declaraciones del Kun en la SER al término del encuentro. Es de los pocos jugadores que tiene la cabeza en su sitio. Las incluyo para que podáis escucharlas:

http://www.cadenaser.com/player_mini.html?xref=20090118csrcsrdep_31.Aes

Artículos relacionados

Deja un comentario